Relatos de Casos

En este sitio publicaremos casos tratados con flores que nos envíen
buscar libros y productos relacionados

Casos tratados con Flores de Bach en España

Estudio de Caso 1

Hombre de 46 años. Jefe Contable en Hospital Comarcal. Se le diagnosticó Cáncer en uno de los riñones, por lo que se hacía necesaria su extirpación. Su reacción era de desesperación total, angustia y un llanto incontrolable ante el pensamiento de que podía morir. Se le preparó una mezcla con Rescue Remedy para ayudarle a superar el shock, el terror y el descontrol de sus emociones; se le añadió White Chestnut para tranquilizar la mente, además de Mimulus y Aspen por los temores evidentes, así como Sweet Chestnut. Al día siguiente pidió otra consulta solicitando si podía venir todos los días hasta el día de la operación, que estaba fijada 10 días después de la primera consulta. Tenía una necesidad muy grande de hablar y de desahogarse. También sentía miedo de que en el trabajo no comprendieran que tuviera que ausentarse varios meses de su puesto debido a la operación. Los frascos de tratamiento le duraban aprox. 2 días. El miedo y el comportamiento descontrolado se fueron atenuando a partir del 4º día para dar lugar a una búsqueda de respuestas en lo que se refería a su enfermedad y las posibilidades de supervivencia. Se sintió más tranquilo al ver que su superior le apoyaba y que se había preocupado en vano. Aquí podemos ver claramente como los remedios dieron lugar a que la persona pensara más objetivamente y se concentrara en la búsqueda de una esperanza.

También empezó a dormir mejor, aunque empezó a mostrarse posesivo hacia su mujer, quería dormir abrazado a ella, la despertaba en todo momento y durante el día no la dejaba ni a sol ni a sombra y esperaba que ella estuviera todo el tiempo para acompañarle y escucharle. Se le añadió Chicory y Heather para ayudarle a equilibrar los sentimientos posesivos y la obsesión con la operación (a la mujer también se le dio un frasco de apoyo con Red Chestnut, White Chestnut, Walnut y Olive). Después del 3er día empezó a normalizarse la situación con su mujer. Logró averiguar a través de otras personas, que habían pasado por lo mismo, que la vida podía continuar normalmente después de la operación y de un periodo de adaptación, descanso y cuidados dietéticos.

Al llegar el día de la operación estaba conversando tranquilamente con sus familiares, inclusive salió del cuarto ya con la bata puesta para conversar con todos y esperar a que vinieran por él. En ese momento se llevaron a una señora a quirófano que estaba llorando descontroladamente, el aliviado dijo: “si no fuera por las flores yo estaría igual”. La operación fue todo un éxito y se recuperó rápidamente de la anestesia. El primer día le llegaron muchas visitas por lo que se sentía desvanecerse y exhausto. Se le preparó una botella con Star of Bethlehem para el shock de la operación y Clematis para el desvanecimiento, Olive para fortalecerlo, Walnut para facilitar la adaptación del organismo a un solo riñón, Mimulus, Aspen, por su miedo a cómo se sentirá sin un riñón, y Crab Apple para su aversión a curarse la herida. Esta mezcla se mantuvo durante las primeras 3 semanas con resultados muy positivos. Empezó a manifestar una voluntad de hierro para recuperarse y empezar a caminar y recuperar su condición física para facilitar la eliminación de toxinas. En este tiempo se mantuvo emocionalmente muy estable y positivo. Los médicos no daban crédito a la recuperación tan asombrosa y en tan corto tiempo.

Una vez recuperado y poco antes de darse de alta, que fue a los 2 meses de operado, es decir 1 mes antes de lo previsto, charlamos de cómo se sentía y si anterior al diagnóstico había tenido alguna preocupación o contratiempo. Manifestó que siempre ha tenido problemas con sus superiores que le cargan de trabajo y acaba él haciendo el trabajo que correspondería para 3 personas. Después de 3 años de estar sometido en el trabajo bajo el mando de una mujer que mostraba todo menos simpatía por él y que le exigía hasta lo imposible, logró su traslado a otro hospital. Esto fue 6 meses antes del diagnóstico de cáncer. Explica que le cuesta mucho trabajo hacerse valer y siempre tiene el miedo de que no le valoren si no hace todo lo que se espera de él. Se le recomendó tomar Centaury, Larch, Mimulus y Chestnut Bud durante algunos meses para lograr romper con ese círculo. Alexandra Landgraf, BFRP

Estudio de Caso 2 Nunca es demasiado tarde para empezar

Hombre de 75 años. Jubilado. Lleva 5 años de tratamiento y ha cumplido ya los 80. Esta persona combatió en la segunda guerra mundial y todavía lleva una bala en la nuca, que no se puede sacar por el riesgo que implica. Tiene pesadillas que se repiten ocasionalmente, soñando siempre que se encuentra sepultado y rasca desesperadamente para salir a la superficie. Se muestra inflexible y con ideas muy claras, su expresión es dura y detona mucho resentimiento. Se impacienta mucho con su mujer, ya que dice que siempre se tarda demasiado y eso se convierte en motivo de disgusto constante. Tampoco tolera el que ella sea tan floja. Él no cree en las terapias complementarias, pero como nada le ha ayudado con la artrosis decidió probar suerte con ellas después de que se las recomendaran. Se le explicó que las flores no están enfocadas a malestares físicos sino emocionales, por lo que tenía que hacerle algunas preguntas, mismas que contestó con cierta desconfianza y sin querer entender qué tenía que ver. Se le preparó una mezcla de Rock Water por su aspecto y personalidad perfeccionista e inflexible, Willow para el resentimiento hacia la gente, Holly, Impatiens, Honeysuckle para sobreponerse a los sucesos del pasado y Star of Bethlehem para el trauma vivido y Rock Rose para las pesadillas. Se le indicó que tomara 4 gotas tan frecuentemente como deseara pero al menos 4 veces al día, siendo las más importantes al levantarse y al acostarse.

2 Semanas después regresa por otro ‘bote para su artrosis’ ya que se sentía menos adolorido. Me pidió que le hiciera varios frascos para no tener que venir tan frecuentemente. Religiosamente ha venido por sus frascos en los últimos años. Su mirada se ha vuelto más cálida, sonríe y es amable. Las pesadillas no se han vuelto a repetir en los últimos 3 años (2 años de tratamiento posteriores fueron necesarios para superar las cicatrices de los horrores vividos!). Las mezclas han variado, pero el remedio que más persiste es Rock Water e Impatiens.

Hace año y medio me llama diciendo que tiene un ataque de gota y que no puede moverse de los dolores y la inflamación en el pie y las manos. Le visité a su domicilio y charlamos sobre lo que había pasado. Su mujer le había escuchado hablar con una amiga de la infancia cuando le decía que la quería. Él le explicó que se lo dijo en plan de amistad y nada más. Que parecía mentira que no se diera cuenta que él ya no está para esos rollos a sus 78 años y que además ya ni ‘rendir’ puede. Su mujer le recordó que el lema de él siempre ha sido ‘piensa mal y acertarás’. Ella desesperada le dice que mejor se separen para que él pueda continuar con su vida y sus amigas. En ese momento el se viene abajo, impotente ante la firmeza de las palabras de su mujer. Al día siguiente, por la mañana, se despierta con dolores insoportables en el pie y en las manos. El médico no se explica la reacción y lo atribuye a la mezcla del calcio con los medicamentos para la presión. Se le preparó una mezcla con Rescue Remedy, por cubrir tanto el shock como el terror de las consecuencias de la actitud de su mujer, así como el dolor descontrolado; su remedio tipo Rock Water, Willow por el resentimiento que sentía, Olive por el agotamiento que le causaban los dolores, así como Crab Apple como agente limpiador. (También se prepararon Flores para la esposa).

A la semana de tratamiento se encontraban ambos mejor y más serenos. Tardó un mes en recuperarse de la inflamación y dolores en las manos. Esta experiencia les sirvió a ambos para hacer frente a cuestiones del pasado que nunca se habían hablado, pero que se encontraban aún presentes.

Actualmente sigue con las Flores de Bach, a sus 80 años sigue estando activo, ofrece asesoría voluntaria en un despacho, ha ingresado en el Club de Leones y sale de viaje con su esposa y amigos. Su flor característica de tantos años, Rock Water, ayudó a que emergiera su aspecto Vervain, una persona activa, preocupada por la sociedad y un trabajador incansable.

Este caso ha sido todo un reto, ya que no era una persona muy agradable, pero las Flores me ayudaron a seguir adelante y a superar mis propias limitaciones y juicios. Ha valido la pena ver resurgir a una persona que se encontraba en un estado muy negativo emocionalmente y enganchado dolorosamente a un pasado terrible. Ver resurgir la bondad y la felicidad en una cara no tiene precio. Nunca abandonéis una causa, ya que nunca es tarde mientras tengamos vida! Alexandra Landgraf, BFRP

Búsqueda personalizada
INICIO